Menu

Main >>

Un cirujano en el tocador

Hortensia Rielo

La nueva cirugía estética está en nuestro tocador

Eso escuchábamos hace unos días a un prestigioso dermatólogo. Lo decía el Dr. David Colbert. Nos agradó esa frase, nos agradó y mucho, porque la mayoría de los mortales deseamos estar guapos pero sin llegar a ser una “escultura” en serie.

Así que, si “la nueva cirugía” está en nuestro tocador… vamos a aprender primero a conocer las necesidades de nuestra piel en cada momento de nuestra vida y también a manejar el bisturí.

Nuestra piel es cambiante, y lo es tanto que puede cambiar en cada estación. En cualquier caso, nuestra piel no tiene las mismas necesidades en verano que en invierno. Igualmente no tendrá las mismas necesidades la piel de una persona que viva en un clima frío y con viento seco, que otra persona que viva en un clima también frío pero húmedo. Ni que decir tiene, si vivimos en climas muy soleados o estamos expuestos a calefacción intensa o mismo cambios bruscos de temperatura.

Hemos de saber que la humedad favorece la hidratación y juventud de la piel. También hemos de saber que el viento seco y las calefacciones deshidratan la piel. Por otra parte, también es conveniente saber que los cambios bruscos de temperatura sensibilizan nuestra piel y frecuentemente producen una ruptura de los vasos sanguíneos superficiales. Ocurre justo por la contracción y dilatación de los capilares. Se abren… se cierran… se abren… se cierran y llega un día que se abren y ya no se cierran. Es así como nace la Cuperosis (pequeños capilares dilatados en las mejillas, aletas de la nariz o mentón).
Pues bien, estas pieles han de ser mimadas al extremo. Una alimentación sana, con hábitos saludables, donde el alcohol y tabaco han de brillar por su ausencia. La limpieza diaria ha de ser suave, los productos calmantes y la protección serán el caminar de cada día de estas pieles tan frágiles.

He aquí algunas de las dudas que pueden surgir:

¿He de limpiar la piel cada noche? — Rotundamente — Sí.


¿Qué elijo para limpiar mi piel? Gel… Crema… o Espuma? — Es conveniente saber que “semejante disuelve a semejante”. Queremos decir que los productos aceitosos maquillaje… secreciones sebáceas… van a disolverse mejor con una crema, leche o aceite limpiador. Por su parte la contaminación ambiental y las secreciones de las glándulas sudoríparas se disolverán mejor con un gel o mousse para seguidamente ser retirados con agua.
Entonces mi consejo es: Si puedes realizar una primera limpieza con crema o leche limpiadora y continuar con un enjabonado con gel o espuma… eso sería la limpieza ideal. Si esto no es posible, utiliza el que más te guste pero retira siempre con agua (aunque sea una crema o emulsión). Son ideales para retirar el maquillaje las toallitas de muselina de Eve Lom. Han de utilizarse humedecidas en agua templada y la última pasadacon agua ligeramente fría. La piel estará limpia cuando la toallita ya no arrastre ni maquillaje ni suciedad.

¿Es necesario el uso del tónico?—Sí y No.

La loción o tónico se dice que su función es devolver inmediatamente el pH. o manto ácido a la piel, y de no utilizarlo la piel podría tardar unas dos horas en reponerlo. El pH o manto ácido, es una mezcla de las secreciones de nuestras propias glándulas sudoríparas y sebáceas y su función es la de proteger la piel, tanto de fuera para adentro como de dentro para fuera y evitar que se deshidrate.
Existen productos de limpieza que no necesitan el uso de la loción posteriormente, bien porque no destruyen el manto ácido o bien porque ya lo reponen. De todos modos, si se aplica la piel lo va a agradecer.

¿Y… son necesarios los serums? — Sí y No.

Las cosas no se necesitan hasta que se echan en falta. No se puede echar en falta lo que nunca se ha tenido. Los serums llegan hasta las capas más profundas de la piel. Llegan donde no es capaz de llegar ninguna crema. Son capaces de llegar hasta el mismo lugar donde se reproducen las células. Estimulan a estas para que trabajen de un modo activo y ordenado. Son productos mucho más concentrados y con más principios activos que por su textura penetran más profundamente por lo que serán una inversión a largo plazo para el futuro de la piel.


Entonces… ¿La crema no me sustituye al serum o el serum a la crema? — No.

Los serums al ser más fluidos y a la vez llevar una carga de energía son como una inyección y van a cumplir su misión en un nivel más profundo que las cremas. Por su parte, las cremas, por lo general, van a trabajar en las capas medias y superficiales de la piel.

¿Debo usar una crema protectora a diario? — Si y No.

Debes de proteger la piel si tienes algo de que protegerte. Si estás en casa o trabajas en el interior no es necesario. Más bien diría que es un perjudicial para la piel, porque puede provocar su asfixia si no se elige la protección adecuada. Recuerda que los filtros o las cremas con filtros son por lo general de textura más gruesa, lo cual es bueno para proteger pero no lo es para oxigenar. Entonces debes proteger siempre que estés expuesta/o a la radiación solar o viento y frio. Hoy en día los maquillajes generalmente traen incorporado un filtro “urbano”, con lo cual, en una piel sin problemas, es suficiente. Sin embargo si no maquillas el cuello has de protegerlo.

¿Maquillaje Si o maquillaje No? — Sí y No.

Hoy en día los maquillajes de calidad no dañan la piel, al contrario, evitan de que la piel se deshidrate y además la protegen por más horas. Un maquillaje ligero embellece la piel y no tienes ni que sentir que lo llevas. Sin embargo, soy partidaria de que en casa se deje la piel desnuda de maquillaje. Al igual que tus pies agradecen unas zapatillas o estar descalzos…

¿Cuál es la edad adecuada para aplicarme un serum?

Los serums están destinados, cada cual, a algo en concreto. Aquellos que están destinados a ayudar a la regeneración y reparación celular, se han de comenzar a utilizar cuando la piel comience a mostrar los primeros signos de envejecimiento. Aunque es conveniente recordar aquello de que “nunca es demasiado pronto… ni tampoco demasiado tarde”. Pero utilizarlos antes de necesitarlos tampoco tiene ningún sentido ya que la piel si no necesita sus principios activos, con su “inteligencia” no los utilizará o los rechazará.
Sin embargo existen serums para solucionar otro tipo de problemas que se puede presentar a cualquier edad. Pueden estar pensados para tratar una piel grasa… manchas… sensibilidad, etc. Siempre existe un serum para cada preocupación estética.

¿Cuál es la frecuencia con la que se debe realizar una exfoliación?

Lo ideal es aprender a conocer nuestra piel, de lo contrario es siempre mejor dejarse guiar por el profesional.
Una piel gruesa puede exfoliar la piel con toda tranquilidad dos o incluso tres veces por semana. Pero sin embargo ha de hacer cuidado de elegir el producto adecuado, porque si la piel es grasa fácilmente puede estimular las glándulas sebáceas con el abuso de este gesto.
Yo, personalmente, soy más partidaria de las mascarillas enzimáticas o los discos con alpha-hidroxiácidos. La verdad es que los prefiero a los exfoliantes mecánicos en crema.
Para su uso es conveniente seguir escrupulosamente el tiempo indicado de exposición y forma de empleo. Por lo general, será de entre tres y diez minutos para las mascarillas enzimáticas y menos de un minuto para los discos exfoliantes.

¿Es necesario, además de la mascarilla exfoliante, otro tipo de mascarilla?

Digamos que es un hábito saludable, siempre que se elija la adecuada. Al igual que los serums, existe una para cada problema.
Las mascarillas son el SOS que no debería faltar en nuestro tocador. Sus resultados son instantáneos y existen de todo tipo: Hidratantes… Reafirmantes… Limpiadoras… Iluminadoras… Incluso existe alguna “mágica” que es capaz de hacerlo todo.
Es el producto ideal, junto con los exfoliantes, para preparar la piel para un día especial y si es así… ¿Por qué no hacer especiales todos los días?

Author: Perfumería Hortensia



Share |

HomeHome