Menu
Conserva el color de tu pelo bajo el sol

Conserva el color de tu pelo bajo el sol

Las agresiones a las que sometemos nuestro pelo en esta época del año hacen que muchas veces resulte difícil mantenerlo bonito y conservar su color. El sol, el agua del mar, el cloro de la piscina... afecta perjudicialmente a tu cabello, y más si lo tienes teñido.

Si quieres lucir este verano el mismo color antes, durante y después de las vacaciones, desde Leonor Greyl, nos dan unos sencillos trucos para un color perfecto en verano.

1. Bajo el sol, siempre protección. 

Además de proteger nuestra piel también resulta de vital importancia proteger nuestro cabello de los rayos del sol. Existen protectores en spray muy cómodos, que debes aplicar justo antes de exponerte al sol. Por ejemplo, con el mítico aceite L'Huile de Leonor Greyl se consigue una auténtica barrera capilar que evitará que el color se oxide.

2. Nutrir y reparar. 

Es muy importante hecer un tratamiento de nutrición antes de irte de vacaciones y otro después, para que no regresesar con el pelo estropajoso y seco.

3. Lavar con un champú protector específico.

Para cuidar el cabello teñido y prolongar su luminosidad Leonor Greyl recomienda lavarlo con un champú específico con fórmulas suaves que nutran la fibra y reduzcan la oxidación del color.

4. El truco para un efecto luminoso instantáneo. 

Aplica, de medios a puntas y con el cabello ligeramente humedecido, una cantidad pequeña de mascarilla después de cada lavado y aclara con abundante agua. Proporcionará brillo y suavidad al instante, incluso sin dejarla actuar.

5. Protectores térmicos, un básico.

No olvides proteger tu cabello de las agresiones con secadores y planchas para así preservar la hidratación y color del cabello. Lo mejor son los productos con proteínas que mejoran la resistencia interna del cabello.

6. Cepilla a menudo tu cabello. 

Este gesto sencillo gesto eliminará residuos del cabello y le aportará mayor luminosidad. Es importante hacerlo con un cepillo de cerdas naturales para no dañar la fibra capilar, sin olvidar limpiar el cepillo con frecuencia.