Menu
Hablemos de SPF y protección solar

Hablemos de SPF y protección solar

Hace unos meses ya os hablamos en detalle sobre los filtros de protección solar y el SPF [podéis ver el post aquí] y hoy con la llegada del verano queremos retomar el asunto.

Cuando viajáis fuera de la UE (en la UE están prohibidos SPF mayores a SPF 50) seguramente os habréis encontrado con productos con factores de protección SPF altísimos. Pero, ¿es un SPF 100+ o SPF 90+ realmente mucho mejor que uno con un SPF 30?

La clasificación de SPF es una medida del tiempo que nos llevaría quemarnos si no lleváramos protector solar en contraposición al tiempo que tardaría con protector solar. Pero al ser una escala númerica es fácil que alguien piense que un SPF 30 es el doble de bueno que un SPF 15, cuando en realidad esto no es así.

Realmente es más importante el reaplicar el producto cada dos horas que el factor de protección solar. Un producto SPF 15 bloquea alrededor del 94% de los rayos UVB, mientras que un producto SPF 30 bloquea el 97% de los rayos UVB y un producto SPF 45 bloquea aproximadamente el 98% de los rayos. La diferencia no parece mucha!

El Factor de Protección Solar o SPF representa un factor de tiempo que retrasa la aparición de una quemadura solar o eritema en condiciones estandarizadas. Es decir, si se produce un enrojecimiento por la radiación UV, sin protección, al cabo de 5 minutos de exposición, con un producto fotoprotector de SPF 10 no aparecerá hasta los 10 x 5 minutos, es decir 50 minutos, en las mismas condiciones de exposición.

Así que el Factor que necesites dependerá de las condiciones de exposición al sol. La hora del día, el lugar (la arena de la playa refleja los rayos y estos nos llegan con más intensidad y la nieve aún mucho más!) y también la época del año influyen a la hora de decidir qué factor necesitas.

Entonces, lo que debemos buscar es un factor que nos permita estar protegidos 120 minutos sin quemarnos, ya que a las 2 horas deberíamos reaplicar el producto.

Teóricamente con un SPF 50, si debo renovarlo cada 2 horas (120min) porque el producto va desapareciendo o perdiendo efectividad, podría exponerme a una fuente de UV que sin protector me quemara en menos de tres minutos!  Y una piel normal es difícil que se queme en tan sólo 3 minutos incluso en la nieve.

Cualquiera que sea el producto que elijas, los expertos recomiendan usar un protector solar resistente al agua y aplicado generosamente media hora antes de salir al aire libre. La crema solar debe ser reaplicada al menos cada dos horas o después de nadar, secarse o sudar.

La mejor manera de asegurarse de que se está protegido es volver a aplicar protector solar a menudo. No se puede poner por la mañana y olvidarse de él. No importa si es SPF 800 o la mejor protección UVA, después de unas horas se habrá ido.

Nosotros, por regla general recomendamos un SPF 30 y en caso de una exposición solar intensa un SPF50.